martes, 2 de junio de 2009

DOS CUESTIONES SOBRE LOS JÓVENES Y LA EDUCACIÓN: ABORTO Y LIBERTAD.


Recientemente han coincido en la prensa dos noticias que muy pocos han tomado en consideración conjuntamente, pese a que las dos están muy relacionadas.

En primer lugar, el nuevo proyecto de ley del aborto del gobierno español, que permitirá a menores de edad pero mayores de 16 años abortar sin permiso paterno y también hará posible su acceso a la píldora postcoital sin requerir ningún control médico. Y apenas unos días después el estudio del Grupo Universitario de Investigación Social de la Escuela Universitaria de Jerez sobre la juventud andaluza que ofrece, entre otros muchos, los siguientes datos:

· 57,4 % de los alumnos entre 12 y 15 años han mantenido relaciones sexuales con penetración.
· 40,3 % de los alumnos entre 12 y 15 años han recibido clases de educación sexual.
· 17 % de los jóvenes ha usado la píldora poscoital.
· 19 % de los jóvenes ha mantenido relaciones sin usar anticonceptivos.

Habrá quien piense que la nueva ley del aborto es una medida adecuada para evitar los problemas que los resultados de este estudio evidencian, pero… ¿servirá para resolverlos?

Lo que demuestra el estudio sobre la juventud andaluza es que ésta, y por extensión la española, sufre unas graves carencias educativas que afectan decisivamente a su formación como personas autónomas, libres e independientes, capaces de diferenciar lo bueno de lo malo, lo que les conviene de lo que no, que no se dejen llevar por la corriente de lo más fácil, que no rehuyan del esfuerzo si la recompensa no va a ser inmediata. Y dentro de esas carencias, una gravísima, tremenda, de la que no se han ocupado nuestros gobernantes, es la de la educación sexual.

Efectivamente, los gobernantes se han preocupado y mucho de educar a nuestros jóvenes para la ciudadanía, es decir, de intentar inocularles los principios y valores falsamente progresistas que barnizan ideológicamente su proyecto político cuya única esencia es el mantenimiento en el poder, para lo cual manipular las creencias de los jóvenes con la complicidad de los medios de comunicación afines les resulta perfectamente posible. Lo que no les ha parecido conveniente, al menos hasta ahora, es educar a los jóvenes en una sexualidad sana y responsable, por que… ¿sabían ustedes que en toda la Educación Secundaria Obligatoria sólo se trata la sexualidad en un tema de la asignatura de Biología de 3º?

Parece que no interesa educarles en este sentido, que es mucho más conveniente para las finalidades del poder facilitar a los jóvenes el acceso al aborto y a la píldora del día después que educarles en la responsabilidad de los propios actos ayudándoles a prevenir los embarazos no deseados y la transmisión de enfermedades sexuales. No tiene ningún sentido, salvo que se quiera pervertir a los jóvenes moldeándolos de acuerdo con una cierta concepción ideológica, el exigirles la firma de sus padres para poder llevar a cabo su matriculación en un centro educativo o, por poner otro ejemplo, exigirles una autorización firmada de sus tutores para permitirles salir de dicho centro fuera del horario habitual y a la vez permitir a esos mismos jóvenes abortar sin conocimiento de sus progenitores.

Se educa a la persona para la libertad haciéndola consciente de las posibles consecuencias de su conducta, facilitándole la toma de decisiones mediante una información adecuada, ya se trate de sexualidad, política o consumo. Y esto es precisamente lo que falta en la educación que reciben la mayor parte de los jóvenes españoles en su propia casa, en la escuela, en la televisión. Y nosotros nos preguntamos… ¿por qué estas carencias? ¿a quién le interesa que esto siga así?

1 comentario:

  1. Por su interés, incluímos algunos otros datos del mencionado estudio sobre los jóvenes andaluces:

    • 2/3 han sido testigos de agresiones.
    • 1/6 ha sido víctima de una agresión.
    • 1/7 ha sido agresor.
    • 49,5 % considera que no es violencia pegar a un profesor o compañero.

    • 22,1 % consume tabaco.
    • 7,9 % consume otras drogas.
    • 43,6 % se ha emborrachado alguna vez.

    Les dejamos a ustedes los comentarios.

    ResponderEliminar

Participa de este espacio. Deja tus comentarios en el mismo sabiendo que sólo tu eres responsable de tus palabras. Partage cet espace. Laisee tes commentaires, tu es seulement le responsable de tes mots. Join in this space. Leave your opinions, only you are responsible of your words.